Chihuahua es un panteón: registran más de 50 muertos en una semana

El estado de Chihuahua se ha visto rebasado por los diferentes grupos del crimen organizado que operan en todo el territorio estatal, pues a sólo siete días del mes de noviembre se perfilaba para ser el más violento del año y quizá de la historia del estado, toda vez que en una semana han asesinado a 50 personas dentro del territorio estatal.

Privaciones de la libertad, homicidios, secuestros, “encobijados”, enfrentamientos, incendio de vehículos, masacres y temor en comunidades de la Sierra Tarahumara, son parte de las acciones que llevan a cabo estos grupos criminales en el estado, donde la falta de elementos permite que sigan operando y se movilicen por todo Chihuahua.

A ello se le suma la complicidad que han detectado en las corporaciones municipales, donde la mayoría de las instituciones de seguridad pública han investigado y detenido a más de treinta elementos, quienes tienen conocimiento o colaboran con grupos criminales, es decir que los “policías” trabajan para el narco y son los mismos que se hacen cargo de la seguridad en los municipios.

En Parral, Chihuahua, Cuauhtémoc, Juárez, Valle de Allende, Madera, Guadalupe y Calvo, Jiménez, Matamoros, Bocoyna y otros municipios se han tenido elementos de seguridad infiltrados por el crimen organizado, donde brindan protección, filtran información y hasta asesinan a grupos rivales por instrucción de los criminales.

En Madera hace un par de meses los 15 policías fueron detenidos por encararse con elementos de la fiscalía y el Ejército Mexicano, al impedir la detención de dos criminales en esa zona, fueron liberados días después, pero volvieron a detener a dos de ellos a dos días de la liberación, cuando portaban armas, drogas y aceptaron trabajar para el grupo del Jaguar.

En Parral, se ha detenido a por lo menos cuatro agentes municipales, a quienes han vinculado con el Cártel de Sinaloa, y responsabilizan de la desaparición de cuatro estudiantes, quienes tenían contacto con un grupo criminal de Jiménez y por lo cual decidieron llevárselos y hasta el momento no los han encontrado.

Las grandes cantidades de recursos económicos que se generan en este negocio han llegado a corromper a policías, políticos y hasta jueces, es decir a todo el sistema de procuración de justicia se ve en ocasiones involucrado con cuestiones de la delincuencia organizada, ya que en la mayoría de los casos, es el dinero o la muerte.

En Chínipas, Ignacio Zaragoza, Urique, Bocoyna, Parral y otros municipios, han tenido la influencia del crimen organizado entre funcionarios y grupos criminales, donde incluso han sido los encargados de brindar la oportunidad a candidatos y en otros casos ofrecen el respaldo para que el grupo criminal opere en esa zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *